La revolución de la IA durante el Covid-19

Hoy, después de la pandemia, podemos hablar de un fuerte desarrollo del aprendizaje virtual, de los negocios que pudieron materializarse con las videoconferencias y que seguramente llegaron para quedarse. Un recuento de todo lo positivo que hemos aprendido y de cómo se aceleraron los conocimientos a través de la Inteligencia Artificial (IA). Colaboración de Javier Murillo para El Financiero.

Publicado por

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Colaboraciones, Metrics, Metricser, Inteligencia Artificial, Ciencia de datos, El Financiero, Javier Murillo

A un año de inicio de la pandemia vale la pena hacer el recuento de todo lo positivo que hemos aprendido y de cómo se aceleraron los conocimientos en diferentes materias, las organizaciones han invertido en inteligencia artificial para acelerar el trabajo remoto, mejorar la experiencia del cliente y reducir los costos, se han beneficiado el comercio minorista, la educación y la atención médica en particular. Hoy podemos hablar de un fuerte desarrollo del aprendizaje virtual, de los negocios que pudieron materializarse con la videoconferencias y que seguramente llegaron para quedarse.

El informe State of AI 2020 de Appen reflejó que 41 por ciento de las empresas aceleraron sus estrategias de inteligencia artificial durante la pandemia por Covid-19. Según el informe, casi 75 por ciento de las empresas ahora consideran que la IA es fundamental para su éxito, y la IA sigue creciendo en importancia en empresas de diversos tamaños e industrias. Sin embargo, casi 50 por ciento de los que respondieron a la encuesta del estado de la IA de 2020 sienten que su empresa está atrasada en el uso de IA, lo que sugiere que existe una brecha crítica entre la necesidad estratégica y la capacidad de ejecución.

La necesidad de distanciamiento social está impulsando la producción de nuevas tecnologías que pueden facilitar nuestra seguridad. Incluso después de una pandemia, los expertos predicen que muchos de estos cambios en nuestra vida diaria llegaron para quedarse. Todos hemos visto el aumento de entrega de comidas sin contacto, los sistemas de reserva para concertar citas en su tienda minorista local y el desarrollo de tiendas más autónomas, aunque para estas mismas empresas la exigencia por la demanda las obligara a adaptarse o morir.

Leer también:
Tendencias digitales al 05 de marzo

En materia educativa, escuelas privadas han tenido que establecer programas en línea sin mucho tiempo para su consideración, los avances en la tecnología de aprendizaje inteligente impulsada por la inteligencia artificial están en pleno dominio. La IA está demostrando ser capaz de producir contenido digital como guías de estudio adecuadas para el nivel preescolar hasta la secundaria. Los tutores virtuales y el software de aprendizaje que incorpora decenas de idiomas diferentes ya no son ideas del futuro en el espacio educativo. No obstante, muchos maestros y maestras están comenzando a complementar la IA en sus planes de estudio.

En el rubro de la salud, un número importante de pacientes está recurriendo a opciones totalmente virtuales y las empresas están respondiendo de la misma manera con mejoras en telesalud. Por ejemplo, más organizaciones de atención médica están aprovechando los chatbots para responder preguntas básicas de los pacientes, incluida la programación de citas y la clasificación de visitas. También es importante tener en cuenta cómo la IA está desempeñando un papel especialmente crítico con respecto al Covid-19 en sí, al ayudar a los médicos a detectar y diagnosticar el virus a través del análisis rápido de la resonancia magnética junto con varios otros sistemas de imágenes. Una cita con nuestra madre octogenaria que vive en Querétaro puede ser atendida por un ortopedista en la CDMX por una videollamada de WhatsApp, antes de la pandemia era muy poco probable.



Javier Murillo es socio fundador y presidente del Consejo de Metrics.
La revolución de la IA durante el Covid-19, es un artículo publicado en El Financiero, el 12 de marzo de 2021.